7 nov. 2015

Sencilla y elegante

Sencilla y elegante

Esta manicura puede dar un toque muy elegante sin tener que trabajar demasiado en ella. Funcionará con colores muy distinto de base y también de purpurina, pero yo me he decidido por una combinación típica de negro y dorado.
Antes de empezar quisiera comentaros que estos degradados de purpurina se pueden hacer también directamente con purpurina, para que quede más compacta, pero yo he preferido usar un topcoat con purpurina porque me interesaba que se transparentara el color de base.

Material:
Base de uñas (Astor PRO MANICURE, Make Me Strong!)
Esmalte negro (Basic Cosmetics, Nº7)
Esmalte con purpurina (Catrice Cosmetics CRUSHED CRYSTALS, 04 Oyster & Champagne)
Top-coat (Catrice Cosmetics, Quick Dry & High Shine Top Coat)
Esponja de aplicar maquillaje
Quita esmalte sin acetona
Bastoncillos de algodón

Empezaremos aplicando la base. Para según que manicuras no las uso, pero dependiendo de la calidad de los esmaltes y de su color muchas veces sí es recomendable usarlas ya que se protege la uña. Tratándose de esmalte negro es mejor usarla.
Una vez seca procederemos a aplicar el esmalte. Yo prefiero dar dos o tres capas finas. Dar una de muy gruesa hará que tarde más en secar y eso aumentará las posibilidades de accidentes que afectarían a la apariencia final. En este caso me bastó con dos capas finas.
Ahora es el turno de aplicar la purpurina. Para esta manicura he elegido un esmalte de efecto arena en dorado, con un reflejo más rosado y purpurina de mayor tamaño también rosada. En la uña del dedo anular daremos dos capas, dejando secar cada una, en toda la uña entera. Para el resto de uñas haremos un degradado y os he hecho un collage del proceso:
Necesitaremos el resto del material cerca ya que en algún momento deberemos usarlo sin que se seque el esmalte. Primero necesitamos la esponja de maquillaje. En vez de usar una entera yo las corto en trozos para aprovecharlas mejor! Aplicaremos el esmalte de purpurina sobre el borde de la esponja (como se ve en la segunda imagen) y con el esmalte impregnado en la esponja haremos presión sólo sobre el borde de la uña para que sólo quede media uña con la purpurina. Cuando aplicamos el esmalte con purpurina directamente sobre la uña, hay más proporción de esmalte transparente que de purpurina. Aplicando la purpurina con la esponja conseguimos que gran parte del esmalte transparente quede impregnado en la esponja y nos apliquemos mayor proporción de purpurina. Veremos que la piel alrededor del dedo tendrá restos de este esmalte, así que mientras aún esté húmedo mojaremos el bastoncillo de algodón en quitaesmaltes y lo frotaremos sobre la piel para que quede bien limpia. Seguiremos el mismo proceso para el resto de uñas.
Yo aplico el top-coat en terminar cada una de las uñas ya que es para el secado rápido; si no, lo aplicaremos cuando todas las uñas estén secas. Así eliminamos la textura rugosa de la purpurina y añadimos más brillo y un bonito acabado.
Espero que os guste!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario